Por Qué el Leer un Blog Me Dio Ganas de Llorar: La Verdad Detrás de un Titular

Por Qué el Leer un Blog Me Dio Ganas de Llorar: La Verdad Detrás de un Titular

En aras de la divulgación completa en primer lugar quisiera decir que tengo una relación de amor / odio con el azúcar. Y en aras de la divulgación completa permíteme decir que especialmente odio el Almíbar de Maíz de Alta Fructosa (AMAF).

¿Por qué te estoy diciendo esto? Porque dado el día, mi punto de vista y prejuicios informan lo que escribo. Lo cual me lleva al tema del blog de ​​hoy…parcialidad y prejuicios en los medios de comunicación y la importancia de ir más allá de los titulares.

Mondi me envió un enlace para un blog titulado: “Estudio: Azúcar – Independiente de la Obesidad – Causa Diabetes” por Lisa Aliferis
http://blogs.kqed.org/stateofhealth/2013/02/28/study-its-the-sugar-not-obesity-that-causes-diabetes/?utm_source=rss&utm_medium=rss&utm_campaign=study-its-the-sugar-not-obesity-that-causes-diabetes

Al leer el título, mi pulso se aceleró y no porque me dió un bajón o sentí un nivel de azúcar bajo. Pensé: “¡Por fin! Ahora tengo los datos para apoyar mi prejuicio contra el azúcar y el AMAF”.

La Sra. Aliferis (autora de blogs) cita a Stephanie Martin (entrevistadora de Public Radio de KQED), quien entrevistó a uno de los autores del estudio, el Dr. Robert Lustig de la Universidad de California en San Francisco. La Sra. Aliferis escribió:

“Un nuevo e importante estudio muestra una relación directa entre el azúcar y la diabetes – un vínculo que es independiente del peso de una persona. ” Y Lustig dijo que sus hallazgos apuntan a la prueba de la relación de causalidad que debe ser aceptado por los médicos. “Este es el mismo nivel de prueba que estaba disponible cuando implicamos a cigarrillos como causa de cáncer de pulmón en los años 1960.”

Después de leer esto, me di cuenta de que tenía que leer el artículo original sobre el estudio y la actual entrevista de Stephanie Martin de KQED. Sra. Aliferis, la mujer que escribió el blog amablemente agregó un enlace al estudio (ver el link azul arriba) titulado, La Relación de Azúcar a la Prevalencia de Diabetes a Nivel de Población: Un Análisis Econométrico de los Repetidos Datos Transversales por Basu, Yoffe, Hills y Lustig.

¡Caramba! El nombre del estudio no tiene el mismo impacto como lo que estaba escrito en los medios de comunicación artículo, “Estudio: Azúcar – Independiente de la Obesidad – Causa Diabetes”, verdad?

En ese momento empecé a preocuparme. ¿Qué información me falta? Los dos títulos dicen cosas diferentes.

Leí el estudio y encontré que de ninguna manera se dice que el azúcar causa diabetes. De hecho, el estudio no llega siquiera a acercarse a decir eso. Básicamente, el estudio dice que puede haber una asociación entre el azúcar y la diabetes, pero se necesita más investigación.

Los autores discuten las limitaciones del estudio con franqueza. Por ejemplo, admiten el diseño del estudio permite “falacias ecológicas”.

¿Eco-qué? Tuve que ir a Google con eso. Según Wikipedia una “falacia ecológica” se describe como:
La falacia ecológica… es un tipo de falacia o error en la argumentación basado en la errónea interpretación de datos estadísticos, en el que se infiere la naturaleza de los individuos a partir de las estadísticas agregadas del grupo al que dichos individuos pertenecen.

Sencillamente, una falacia ecológica da por supuesto que todos los miembros de un grupo muestran las mismas características del grupo. Esencialmente hay una posibilidad de que la conclusión a la que llegaron en el estudio es errónea dado que tuvieron que incluir tantos países.

El segundo problema con el estudio según los autores es:
“…que se utilizó una base internacional de datos alimenticios que rastrea la disponibilidad calórica, ya que no hay medidas directas del consumo humano real que puede explicar el desperdicio de alimentos y proporcionan medidas precisas del consumo de alimentos a nivel internacional. ”

Lo que esto significa es que sólo porque un montón de comida (y calorías) existan en un país, es difícil saber lo que realmente ha sido comido por las personas de ese país. Esto tiene sentido porque, como todos sabemos, aunque tengamos muchas galletas, algunas personas simplemente no se las comen. Esto puede ser verdad acerca de cualquier alimento.

El tercer problema los investigadores señalaron me decepcionó:

“A pesar de que un considerable debate existe en cuanto a cuáles de las formas de azúcar pueden ser más relevantes para esta relación (por ejemplo, si el almíbar de maíz de alta fructosa (AMAF) es diferente a la sacarosa), nuestro análisis no puede distinguir entre los azúcares específicos, como el AMAF o sacarosa, o entre cualquier vehículo específico, tal como gaseosas o alimentos procesados. Nuestro estudio se limita a sugerir que el indicador agregado de la disponibilidad de azúcares añadidos estadísticamente predice cambios en la prevalencia de diabetes a partir del tiempo. ”

Sencillamente: debido a la información que utilizaron para este estudio, los investigadores no pudieron distinguir entre los diferentes tipos de azúcares y las diferentes maneras en que consumimos el azúcar: ya sea en los alimentos o en forma líquida (gaseosas, jugo).

Entonces, por qué me dan ganas de llorar después de leer el blog y el estudio? Yo soy parcial contra el AMAF y esperaba que este estudio apoyara mis prejuicios. A pesar de que la evidencia científica no confirma al 100% que el AMAF es peor para mí que el “azúcar real”, desde mi punto de vista, “debo evitar el AMAF como la peste, porque sé que es malo para mí”.

La cuarta limitación del estudio es el más decepcionante para mí. Puesto que el estudio agrupa a todas las poblaciones juntas, no pueden sacar conclusiones sobre el azúcar o la diabetes basadas en la raza o el origen étnico. Esto es realmente importante porque hay datos sólidos que muestran que ciertas poblaciones (por ejemplo, los Indios Pima, los Latinos) tienen un mayor riesgo de desarrollar Diabetes Tipo 2 (DM2). En otras palabras: el riesgo de que una persona de descendencia Hispana/Latina desarrolle Diabetes es distinto, dependiendo de su ascendencia. Los de menor riesgo son los de ascendencia Cubana y los de más alto riesgo son los Puertorriqueños, seguidos de cerca por los de ascendencia México Americana (por favor consulte mi blog anterior con la fecha 25 de enero de 2013).

Por si fuera poco los investigadores no pudieron separar las personas diagnosticadas con DT2 de aquellas de aquellas diagnosticadas con la Diabetes Tipo 1 (DM1), lo que en palabras de los investigadores, podría llevar a subestimar la relación entre el azúcar y la diabetes. ¡Caramba!

Busqué el enlace de la conversación original que Stephanie Martin de KQED tuvo con el Dr. Lustig:
http://www.kqed.org/news/story/2013/02/27/117086/more_sugar_more_diabetes?category=bay+area. El Dr. Lustig no dice que el estudio demuestra una relación entre el consumo de azúcar y la diabetes. De hecho, él habla del estudio en términos vagos y cuando la Sra. Martin le preguntó “¿Cómo es que los datos sugieren una relación directa e independiente entre el azúcar y la diabetes?” Dr. Lustig no respondió a esta pregunta.

El decir que estoy muy decepcionada con los medios de comunicación que incorrectamente representaron los resultados de este estudio es una subestimación. Normalmente disfruto de lo que el Dr. Lustig tiene que decir con respecto a los adolescentes, la diabetes y el consumo de azúcar. Disfruto de sus comentarios porque estoy a favor de precisamente lo que el Dr. Lustig está abogando.

Mayormente he concluido que tenemos que leer más allá de los titulares. Aunque el estudio no pudo demostrar que el azúcar causa la diabetes (como los titulares insinúan), el estudio muestra que existe una asociación. Se necesitan más investigaciones. Y este estudio es prometedor ya que indica a una posible relación. Este papel contribuye significativamente a la ciencia tras la hipótesis de que el azúcar pueda ser una causa de la diabetes.

Aún así y todo este estudio no es el que quiero citar a los demás como uno que demuestra la relación entre la diabetes y el consumo de azúcar, porque no es así.

Asique, antes de emocionarte con los titulares, usa precaución. El titular no siempre tiene que ver con la historia real.

~Gracias por estar conmigo a través de este largo repaso. Espero te haya sido de ayuda.

http://es.wikipedia.org/wiki/Falacia_ecol%C3%B3gica

About Maria

Latina RN MPH CDE
This entry was posted in Blog, Nutricion, Obesidad. Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *